jueves, 23 de julio de 2009

La historia de amor que marcó para siempre su vida y su obra.


Descrito por la propia Jane Austen como "un joven elegante, guapo y agradable", Tom Lefroy ha sido siempre considerado el amor frustrado de la escritora. Más de dos siglos después de su malogrado idilio, Lefroy conoció a Austen mientras visitaba a su tíos en Hampshire en 1796, cuando ambos tenían 20 años y, seguramente, se quedaron prendados el uno del otro, aunque él más tarde definiera su historia como "un amor juvenil".
Hablaron, bailaron y, aparentemente, coquetearon: Austen se refirió a él, en una carta a su hermana Cassandra, como "un joven elegante, guapo y agradable".

Aunque en aquel momento, ella pareció contemplar un futuro juntos, la historia de ambos pronto siguió caminos separados.
La familia del joven era la rama pobre de los Lefroy y de él se esperaba que se casara con una mujer de posibles para aliviar la situación financiera doméstica, pero Austen era sólo la hija de un clérigo.
Poco antes de que se separaran, ella escribió: "Finalmente ha llegado el día en el que voy a coquetear por última vez con Tom Lefroy... Mis lágrimas fluyen mientras escribo sobre la idea de la melancolía".
Tres años más tarde, el joven se casó con Mary Paul, una rica heredera que sí cumplía con lo que esperaba la familia Lefroy, y posteriormente tuvo una larga y exitosa carrera legal, llegando a convertirse en el presidente del Tribunal Supremo de Irlanda en 1852. El matrimonio tuvo siete hijos, cuatro chicos y tres chicas, la mayor de las cuales recibió el nombre de Jane.


Austen, por su parte, nunca se casó y se cree que nunca volvió a verle, aunque, según los críticos, ese romance juvenil pudo servirle de inspiración en algunas de sus novelas. De hecho, los expertos creen que la familia Lefroy proporcionó a Austen la trama básica para Orgullo y prejuicio y que el propio Tom pudo haber sido la inspiración para el personaje de Fitzwilliam Darcy, el guapo e inteligente joven que finalmente se casa con Elizabeth Bennet, la protagonista de la novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario