lunes, 13 de septiembre de 2010

La hora del té

Indiscutidamente, uno cuando piensa en té le es imposible no pensar en el Reino Unido. A pesar de que allí mismo el té no se produce, los ingleses han adquirido la costumbre de beber té,como en ninguna otra parte del mundo. Es por eso que han surgido una gran cantidad de hábitos relacionados con esa bebida, en la cultura británica.
Pero es imposible separar las costumbres del té con la Gran Bretaña. Es que desde hace largo tiempo, más precisamente cuando empezaron a importarlo desde la India, el té se convirtió en la bebida más popular por aquellos lares.La introducción del té en las islas británicas data de una gran antigüedad. Es más, habría que remontarse a los reinados de Catalina de Braganza, la reina consorte de Carlos II. Esto es en los años 1660, aproximadamente. De todos modos, no fue hasta el siglo XIX cuando el té logró tener en Inglaterra la afición que despierta por estos tiempos.Los ingleses, a la hora de beber el té, lo beben solo, con azúcar o con leche. Se inclinan generalmente por los "blends" y nunca lo sirven con crema. Todo el mundo bebe su té en el Reino Unido. Hasta tal punto, que algunas compañías permiten a sus empleados, hacer una pausa para beber el té.

La hora del té es una de las costumbres más famosas de la sociedad inglesa. Por esta razón, se puede encontrar una gran oferta de casas de té en Londres, donde los visitantes no sólo tienen la oportunidad de degustar los deliciosos bizcochos y las más selectas variedades de té, sino que también pueden adquirir exclusivas marcas de té en sus diferentes modalidades (hebras, granulado, etc).
-Curiosidades vinculadas con la tradición del té: la importación del té a Gran Bretaña comenzó en 1660, año en que la esposa del rey Carlos II comenzó a promover la llamativa infusión y extendió su desgutación por el resto de la Corte. Con el paso de los años, comenzó el auge de las famosas “warehouses” a orillas del río.
Podría establecerse una clasificación del té inglés, destacando por un lado los breakfast teas (como el Assam y el famoso English Breakfast tea) y por otra parte los afternoon teas (como el Ceylon y el Earl Grey).

6 comentarios:

  1. Hoy has tocado uno de mis puntos débiles...no podría pasar sin mi Breakfast tea ni sin mi Afternoon tea,a veces incluso también tomo un Evening tea...me encanta su ritual y me considero una teadicta,eso sí siempre en taza por favor!
    Pásate a tomarte uno ,hoy es Martes y celebramos el Tea Cup Tuesday,me encantará recibirte
    Con cariño
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Oh, querida amiga, me gusta recordar que el té fue el revulsivo de que los EEUU se independizaran de la Gran Bretaña. En 1773 los entonces colonos ingleses en el nuevo mundo, tiraron en Boston, un cargamento de té de la Cía. Británica de las Indias Orientales al mar y, decidieron comprar el té a Holanda porque protestaban por el Acta del Té que gravaba con impuestos la importación.
    El té huele tan bien en tu blog... que me pasaré otro día... plus! con dos terrones ;-)

    ResponderEliminar
  3. Rocio María, me tienes preocupada, no sé nada de tí desde el día 14, por favor escribe algo... me tienes en ascuas! ¡y te echo de menos!
    Tu amiga bloguera... Cari.

    ResponderEliminar
  4. hola cari, disculpa amiga, gracias siempre por tus informacion del té, me alegro que te guste tanto mi blog es un placer leerte siempre tus mensajes..ahora estare más seguido..

    un abrazo amiga..

    Rocio

    ResponderEliminar
  5. Querida Rocio María, te echo en falta en mi blog como seguidora... ¿te he perdido? Usas un seudónimo nuevo... por favor... si pueden entra en mi blog y dale a seguir otra vez... posiblemente te haya perdido!!!
    Y la información del té es que, cuando me lo contaron me hizo tanta gracia que... claro el ambiente estaba tan caldeado que bastó una tacita de té para montar una guerra... je, je.
    Bss. Y se me cuida!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo me aficioné al té durante los 4 meses que estuve en Inglaterra en 1996 y no he parado. Sólo con azúcar. Casi siempre Earl Gray, aunque últimamente he descubierto otros como el verde o el rojo. Pero siempre me vuelvo a Earl Gray, Siempre en taza, con plato, acompañado de pastas o scones. Un saludo

    ResponderEliminar