miércoles, 13 de octubre de 2010

Pigmalión, George Bernard Shaw

La obra de teatro Pigmalión fue publicada en 1916 por George Bernard Shaw y está basada en el relato de Ovidio, Pigmalión. Shaw escribió esta obra en una época en que la fonética era un tema en auge; decía que el español y el alemán eran idiomas clarísimos que los extranjeros de dichas lenguas podían comprender, pero que el inglés era tan mal hablado por ellos que ni ellos mismos se entendían.En el mito de Pigmalión, de origen griego, Pigmalión se enamora de una estatua que él mismo ha creado. Gracias a fuerzas divinas la estatua toma forma humana y consiguen así estar juntos.Bernard Shaw situa su Pigmalión en el siglo diecinueve en el que los valores de la clase media alta eran superficiales y la actitud de la gente frente a las clases más bajas era inapropiada. En Pigmalión, Shaw hace unos largos y detallados comentarios al inicio de cada acto, especialmente en los actos dos y tres y entre los diálogos. El contenido verbal de la obra se basa en diálogos que le proporcionan un toque de ‘realismo’ haciendo que sus personajes hablen un lenguaje cotidiano con expresiones familiares. El uso de los diálogos hace más interesante la obra añadiéndole acción y proporcionándole mayor fluidez. También es una manera de comunicar con los lectores, a la vez que emplea el humor para aligerar los elementos dramáticos. Los personajes implicados en este drama contrastan entre ellos, especialmente los dos personajes principales de la obra que son Mr. Higgins y Eliza. Es un conflicto entre la clase media-alta y la clase social más baja, del esfuerzo de los poderosos para dominar sobre los que no lo son y así aumentar su nivel sea posible o no. Aunque hay una excepción, y este es Pickering, que es el hilo conductor entre los dos mundos, el de Higging y el de Eliza, que lleva la situación de la mejor manera posible sin ningún tipo de obligaciones. Él parece respetarla y sus métodos son más efectivos en la transformación que los de Higgins, que constantemente abusa verbalmente de ella, se burla y la menosprecia por sus maneras simples y su educación, y la llama ‘mujer’ en lugar de utilizar su nombre. En este sentido, él demuestra que no sólo la considera como un objeto sino que opina lo mismo de todas las mujeres de su clase social. Eliza explica a Pickering que gracias a él ha aumentado su amor propio y la ha animado a seguir adelante. El profesor Higgins explota a Eliza utilizándola como experimento personal y su motivo más profundo es el de probarse a sí mismo que puede crear o transformar un ser humano cambiando la manera que él/ella habla y se comporta. Pero a causa de sus actitudes en clase es visto como un hombre grosero, a pesar de que esperemos que sea un caballero. Sin embargo, en ocasiones, por ejemplo en las fiestas, se muestra como un auténtico caballero con sus invitados pero nunca con ella. A pesar de que Eliza vacila a principio, se esfuerza a responder sus peticiones en las clases que le ofrece su Pigmalión. Ella es inteligente y aunque proviene de la clase social más baja tiene un voluntad fuerte, usa su cerebro, quiere aprender para alcanzar un futuro mejor para ella y su motivación es convertirse en una persona mejor; así que soporta los abusos verbales y las actitudes abusivas para alcanzar su pequeño sueño que es el de convertirse en ‘la dama en la floristería…’ a pesar de que puede escoger la solución fácil de la época que era la prostitución. Eliza es de alguna manera la creación de Higgins pero Shaw no le da un final romántico a la obra y Higgins ‘no se enamora de la duquesa artificial’ ya que Shaw no quiso una conclusión convencional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario