sábado, 21 de mayo de 2011

Mujercitas, una historia trascendental

Para muchísimas damas, Mujercitas , el libro de Louisa may alcott fue la lectura favorita de infancia. También es mi caso, yo he leído todas las obras: Las mujercitas se casan, Hombrecitos, Los hombrecitos de Jo y otros libros de la autora: Jack y Jill, una chica a la antigua, una chica antigua se enamora, bajo las lilas.

Como todas las lectoras yo me indentifico con Jo, la joven escritora que luego se convierte en la directora de una escuela muy particular.

Sin embargo, indagando en la vida de Louisa May alcott, sorprende el modo en que fue criada y las personas que conoció. El padre de Louisa, Amos Bronson Alcott, fue amigo de Emerson y seguidor de sus ideas. Alcott padre era maestro y aplicó el trascendentalismo en varios proyectos. El primero, Alcott House, en Surrey, Inglaterra, una comunidad dedicada al desarrollo espiritual y la purificación. Sus miembros llevaban una vida ascética: se levantaban temprano, eran vegetarianos, no consumían café por sus propiedades estimulantes.

No comían productos animales (ni carne, ni leche, ni, huevos) tampoco utilizaban animales para ayudar en la granja, pues debian de protegerles el hombre. La ropa no podía ser de algodón porque se producía con mano de obra esclava y los Alcott era abolicionistas convencidos.

Louisa retrató la vida en fruitlands en Transcendental Wild Oats. Allí describía ácidamente cómo los hombres de la comunidad, su padre entre ellos, se la pasaban filosafando mientras las mujeres, su madre especialmente, sacaban adelante la granja con que debían alimentarse todos. Si bien Emerson lamentó no participar en la experiencia, pensó desde un principio que no resultaría bien. También supo caracterizar la contradicción de los entusiastas utópicos: "Su doctrina entera es esperitual, pero siempre terminan diciendo "dame plata y tierras". Finalmente, Emerson le compró una casa a Alcott padre que había quedado en bancarrota.

Alcott padre, como pedagogo, impuso un estilo novedoso para la época (mediados del siglo XIX): estaba en contra del castigo físico a los alumnos, creía que el objetivo dela educación era formar hombes y mujeres íntegros. En Alcott House priorizaban la formación moral y el desarrollo de los talentos naturales de los chicos mediante actividades prácticas, por eso, daban clases de cocina y jardinería. Con los mismos valores, Louisa construyó el colegio que dirigiría Jo con su marido: Plumfield.

Cuando murió Emerson, Louisa retrató su vínculo con él, que era además de amigo de su padre, vecino. "Cuando la libromanía me atrapó a los 15 años , yo solía aventurarme en la bibliotea de señor Emerson y le preguntaba qué podía leer. Su mano amable me abrió las riquezas de Shakespeare, Dante, Goethe y Carlyle".

Y ese era justamente el espíritu que Emerson quería para su casa: "que esté colmada de libros y papeles y, si es posible, amigos sensatos par que albergue tanta sabiduría como pueda"



5 comentarios:

  1. Gracias Mari y Ana, que os guste mi blog y esteis disfrutando con el, seguire deleitando con todas esas historias de la lectura que estan llenas de emoción.

    Un besote y abrazo Mari y Ana

    ResponderEliminar
  2. Hermosa entrada, Rocío.
    Aunque Mujercitas no haya marcado mi infancia, si marcó mi adolescencia, y me enamoró completamente. Aún no he leido las secuelas, pero ese seguirá siendo mi plan hasta cumplirlo.
    Gracias por brindarnos esta interesante entrada e historia de Louisa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante la historia de la autora. A mí, como a Lady Jane, MUJERCITAS me atrapó en la adolescencia. Recuerdo que entonces llevaba el cabello muy largo y cuando Jo se lo corta para venderlo me pareció un acto de tanta generosidad que recuerdo que lloré emocionada y aterrada de que yo pudiera quedarme sin mi melena. Es desde luego una novela maravillosa que forma parte de mis recuerdos más queridos. Y son muchos los momentos en los que en ella te emocionas y también te ríes y admiras a Jo con toda tu alma, pues como bien dices, Rocio María, te identificas con ella más que con ningún otro personaje.

    Qué bonito blog! Me encanta venir por aquí. Lo he puesto en mi lista de blog para en cuanto tengas una entrada nueva venir a verla. Mi blog aunque es de bisutería está influido sobre todo por la literatura. En entradas antiguas tengo un homenaje que le hago a mis amados libros y muchas de mis creaciones están inspiradas por personajes literarios. La literatura siempre ha sido mi gran pasión!! Y escribir también jajaja. Veo que me extiendo una barbaridad.

    Espero impaciente la próxima historia interesante con la que nos sorprenderás y deleitarás. Un besazo!

    Ana.

    ResponderEliminar
  4. Mujercitas me marcó y su huella irá siempre conmigo,conozco y he leido algunos de los otros títulos de Louise .M. Alcott...en toda su obra remarca la importancia de los sentimientos y la integridad de la persona,me gustan sus ideales y su filosofia
    Me ha gustado mucho tu post
    Un Beso

    ResponderEliminar
  5. Hola Rocio, te queria contar que tengo 12 años y Mujercitas fue la primera pelicula que vi con personas reales y tambien fue el primer libro con más de 100 paginas que he leido, además de que a mi abuela, que tiene ya más de 60 años, le regalaron ese libro cuando termino la secundaria y ella me lo paso a mi para que lea su version, ademas he leido otros libros de L.M.Alcott desde la biblioteca de la escuela y desde la pequeña biblioteca de mi casa
    Bueno, un saludo
    Flor

    ResponderEliminar