miércoles, 29 de junio de 2011

Fanny Brawne, el gran amor de Keats

Fanny Brawne (9 de agosto de 1800-4 de diciembre de 1865) fue el único amor conocido del poeta romántico John Keats e inspiración para gran parte de su obra. Nació en Inglaterra, cerca de Londres, y hubiera debido, en principio, llevar una vida corriente para su época: madre rentista, dos hermanos, educación básica en las artes, y cierto atractivo y simpatía que la hacían brillar en las fiestas juveniles de militares recién licenciados de las guerras napoleónicas. Sin embargo, su personalidad era anómala, exaltada incluso para aquella minoría romántica que se gestaba en 1918, cuando conoció al poeta Keats.


Fue un amor secreto porque Keats no era un buen partido. Acababa de abandonar la carrera de medicina para dedicarse a la escritura y carecía de medios para mantener una esposa y una familia. La madre de Fanny y todo su entorno de conocidos y amigos se opusieron a la unión y esa fue seguramente una de las causas del empecinamiento con que ella se ató a Keats: para una muchacha de dieciocho años requerida por todos los jóvenes de las fiestas que frecuentaba, el imposible era lo atractivo. Siempre fue la más elegante y la mejor pareja de baile; siempre luchó por tener una conversación política inteligente y leyó con voracidad para ser también la más culta. Quiso también un amor inmortal y, tras la prematura muerte de keats con sólo veinticinco años, llevar una viudedad ostentosa, paseándose de luto durante seis años en estado febril y con el pelo rapado y suscitando una vez más la admiración de todos.


Cuando el poeta conoció a Fanny no la describió bien en las cartas que enviaba a sus hermanos. La tachaba de frívola, absorvente y sólo preocupada de lucir los mejores trajes que , con habilidad, ella misma confeccionaba siguiendo la moda francesa. Su indiferencia fue la motivación para que ella insistiera en exhibir ante él sus encantos y pronto Keats cayó rendido haciéndola musca de sus versos. Lástima que el poeta muriera tan pronto de tuberculosis y más lástima que lo hiciera creyendo que nadie recordaría su nombre.


El luto de Fanny duró hasta que dejó de llamar la atención. Después se casó, se fue a vivir a Alemania y tuvo tres hijos mientras la fama de Keats se extendía y se le equiparaba con Byron. Cuando al final de su vida tuvo problemas económicos, vendió recuerdos de su amado y dejó a sus hijos cartas de sus amores sabiendo que tenían ya un valor considerable. Esas cartas fueron las que sacaron a la luz su nombre y pasado.




5 comentarios:

  1. Qué personalidad la de esta mujer!! En aquella época no le sería nada fácil hacer lo que hizo. Incluso hoy en día la tónica imperante es ser como todos, dejarse llevar siempre por la mayoría. Gracias por hablarnos de ella, me ha parecido muy interesante!

    Besos!
    Ana.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Qué interesante Rocio, me ha quedado boquiabierta!!! Bss... y buen finde!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Rocío. Somos amigos del fotolog (allí soy jpweling, jorge) y quería informarte de la publicación de un libro de relatos mío. Se titula 12 cuentos de muerte y puedes echarle un vistazo en Bubok. Espero que te guste.
    Sigo publicando alguna entrada en el fotolog y echo mucho de menos amistades como las vuestras.
    Un fuerte y cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Justo ahora he terminado de ver la película en honor a esta gran mujer... Y me ha dejado flipada O_o

    ResponderEliminar
  5. Hola jorge, amigo gracias por informarte de tu publicacion del libro de relatos , le echare un vistazo...cuanto me alegro, gracias por tus palabras, la verdad que fotolog al tardar en entrar no se que pudo pasar y no pudimos entrar con la contraseña, quien sabe si nos hacemos otro nuevo..un abrazote amigote con todo mi cariño..

    ResponderEliminar