domingo, 16 de octubre de 2011

Café vienés con veladas literarias




El café vienés (alemán: Wiener Kaffeehaus) es una típica institución de Viena que aún desempeña un importante papel en la cultura y la tradición de la capital austriaca.


A diferencia de lo que ocurre en otros cafés tradicionales del mundo, es muy corriente que un cliente se pase horas solo leyendo el omniprensente periódico. Junto con el café, el camarero servirá el obligado vaso de agua fría de grifo, que volverá a llenar frecuentemente si la estancia se alarga. A finales del siglo XIX y principios del XX, muchos escritores famosos frecuentaban los cafés vieneses por su ambiente, e incluso escribían en ellos (por ejemplo, se dice que gran parte del famosos diario Die Fackel de Karl Kraus se redactó en cafés de este tipo). Otros poetas de café fueron Arthur Schenitzler, Alfred Polgar, Friedrich Torberg y Egon Erwin Kisch. El famoso escritor y poeta Peter Altenberg se hacía enviar su correspondecia a su café favorito, el Central.


Otras personalidades famosas que frecuentaron los cafés vieneses fueron Arthur Schnitzler, Stefan Zweig, Egon Schiele, Gustav Klimt, Adolf Loos, Theodor Herzl, Siegfried Marcus, e incluso León Trotsky. También podían encontrarse (y aún existen) establecimientos similares en otras ciudades del Imperio austrohúngaro : Praga, Budapest, Trieste, Lemberg, etc.


En muchos cafés clásicos (Café Diglas, Café Central, Café Prückel) se toca el piano por las tardes y se celebran veladas literarias y otros acontecimientos sociales. En los meses cálidos los clientes suelen sentarse fuera, en un Schanigarten.

2 comentarios:

  1. Siempre me han parecido idílicos estos cafés con sus veladas literarias y musicales. Sueño con visitar Viena y conocer sus bellísimos y románticos cafés y pasar, cómo no, una deliciosa tarde leyendo en uno de ellos. Mientras me conformo con la lectura del libro de Wiesenthal, "El esnobismo de las golondrinas" un libro atípico de viajes que os recomiendo.

    Besos!
    Ana.

    ResponderEliminar
  2. Uyyy yo iría todas, toditas las tardes solo por tomarme un cafetito rico, rico... umhhhh!! Qué sabrosura de entrada me has traído hoy!! Bss, amiga...

    ResponderEliminar