lunes, 3 de octubre de 2011

Los últimos tableteos de las máquinas de escribir "Los escritores y sus máquinas de escribir"

Películas como ciudadano Kane, de Orson Welles, habrían recogido peor la esencia del periodismo de los 40 si hubiera faltado en pantalla la presencia de esa imponente herramienta que revolucionó el mundo de las letras: la máquina de escribir. Si su peculiar sonido y su tinta acompañaron a Kane en su labor, también lo hizo en la de tantos periodistas, escritores y secretarias de la época. La máquina de escribir, en todas sus versiones, modelos y tamaños , facilitó el trabajo de tantas personas que se convirtió en la auténtica estrella de las oficinas y los hogares...

Pero la máquina de escribir no sólo no está muerta todavía, sino que deja un legado permanente y menos conocido de lo que se merece.

Hasta hace no mucho, los escritores trabajaban con máquinas de escribir, no con teclados de computadora. Aún ahora, hay algunos que se niegan a dejar la tradicional máquina, y quienes prefieren escribir a mano. Sin embargo, poco a poco las cosas van cambiando y la tecnología cierra el paso a la tradición.

León Tolstoi fue el primer escritor que utilizó esta nueva invención: la máquina de escribir, en 1885. Además permitió que su hija aprendiese el manejo, y con el tiempo, le dictó sus obras y su correspondencia, por lo que la hija de Tolstoi se convirtión en la primera dactilógrafa de Europa.

2 comentarios:

  1. Pues cuando preparaba oposiciones la velocidad que cogí para examen era endiablada, bárbara... y qué estalleteo había el día del examen en la sala... era atronador... y sin embargo en las manos de un escritor debe ser como una pluma celestial... Preciosa entrada Rocío... Bss...

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha parecido que las máquinas de escribir tienen muchísimo encanto, sobre todo las más antiguas con sus teclas redondas. Me ha sorprendido lo que cuentas de Tolstoi; con su barba y su austeridad no lo imaginaba un devoto de estas máquinas. Qué pensaría de las computadoras??!!!

    Besos!
    Ana.

    ResponderEliminar