martes, 25 de septiembre de 2012

Pequeñas bibliotecas gratuitas fomentan el amor por la lectura





No sólo son perfectas para hacer amigos y para fomentar el hábito de lectura. Estas pequeñas bibliotecas gratuitas, un auténtico fenómeno en Estados Unidos que aspira extenderse por todo el mundo, también animan a leer al aire libre, disfrutando de la naturaleza y reutilizando un libro sin colaborar en la tala de árboles.

La primera se construyó hace ya unos cuantos años en memoria de June A. Bol, en el patio delantero de una casa situada junto al río Hudson, en Wisconsin. Fue un amoroso homenaje de un hijo a su madre, una profesora, y en ella se ofrecían libros de distintas temáticas, especialmente de jardinería, y desde entonces los libros van y vienen.
Sus diseños enamoran. Cada uno es distinto del otro pero todos parecen inspirados en casitas de muñecas, y lucen como un atractivo buzón en la entrada de las casas tipo chalet o unifamiliares. Además, y esto es importante para los amantes de la naturaleza, es una excelente idea para hacer limpieza en casa sin tener que cometer el sacrilegio de tirar los libros a la basura. Además, los materiales empleados para hacerlas suelen ser de reciclados.

En Nueva Orleans, como nota curiosa, se han empleado los restos del huracán katrina.
Estas urnas generosas regalan cultura a quien la busque …o se la encuentre: al extraño, al conocido, al amigo o al enemigo, a niños, a adultos y a ancianos. Sin duda, toda una demostración de generosidad y de hospitalidad con aquél que, simplemente, pasaba por allí, retándolo a hacer lo propio, a seguir con la cadena del reciclaje emulando la iniciativa o a través de una lectura enriquecedora sin fin.
La iniciativa ha ido extendiéndose hasta superar las 2.500, y según la organización que se ha creado sobre el tema, la Little Free Library, sobre todo busca el intercambio libre de libros en todo el mundo para crear una comunidad que intercambie habilidades, creatividad y sabiduría de generación en generación.

sábado, 15 de septiembre de 2012

Reabren el Archivo Goethe Schiller, cámara del tesoro de literatura alemana




Berlín, 5 jul (EFE).- El Archivo Goethe-Schiller, el mas antiguo de la literatura alemana, volvió a abrir hoy sus puertas en la histórica localidad germano oriental de Weimar, después de dos años de obras de modernización y acondicionamiento.


Considerado la cámara del tesoro de la literatura clásica germana, el archivo guarda, entre otros legados, los de los clásicos coetáneos Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832) y Friedrich Schiller (1759-1805).

Un total de 9,2 millones de euros ha invertido el Estado alemán, el federado de Turingia y la Unión Europea para renovar el edificio de la Fundación Klassik Weimar, a la que se ha dotado de otros 1,3 millones de euros para el nuevo mobiliario del archivo.

Este guarda mas de 130 legados históricos, entre ellos los de autores conocidos mundialmente como Herder, Nietzsche, Wieland o Büchner y el compositor Franz Liszt, con un incontable número de documentos manuscritos y cartas originales.

Los tesoros mas preciados son guardados a partir de ahora en un nuevo depósito blindado y acondicionado en los sótanos del edificio, en el que también se ha montado un taller de restauración para recuperar libros y documentos dañados por el tiempo.

La base del archivo lo constituye el legado de Goethe, donado en 1885 por su último nieto a la gran duquesa Sofía de Sajonia-Weimar-Eisenach, al que en 1889 se sumó el de Schiller.

Fundado en 1896, se trata del mas antiguo y tradicional archivo de la literatura en lengua alemana, que guarda también legados y manuscritos originales de profesores, filósofos, compositores y otros artistas, sobre todos de los siglos XVII y XIX.

El Archivo Goethe Schiller, situado en un histórico edificio a orillas del río Ilm, forma desde 2001 parte de la memoria cultural de la humanidad al ser incluido por la UNESCO en el registro mundial "Memory of the World".